Skip to content
Movilion
M2M

El impacto del M2M en América Latina según Telefónica y Qualcomm

La semana pasada estuve en dos presentaciones de empresas (sin relación evidente entre una y otra) en las que se habló de la importancia creciente que están teniendo las aplicaciones de M2M (Machine to Machine o Máquina a Máquina) en el ecosistema móvil.

En una reunión íntima con periodistas, Sergio Budkin, director de Marketing para el segmento empresas de Telefónica, y su compañero Enrique Fornonzini, director Comercial, comentaron que la cantidad de máquinas conectadas de forma inteligente en el mundo crece aceleradamente, y que esa curva de crecimiento va a mostrar una violenta arremetida hacia arriba en los próximos años. “Si hoy ya existen en el globo 10.500 millones de conexiones M2M, se espera que en 2020 esa cifra crezca a 40.000 millones”, dijo Budkin.

Hoy Telefónica tiene en la Argentina unos 50 clientes de servicios M2M, entre grandes empresas y organismos de gobierno, que utilizan en total 1.200.000 líneas, la enorme mayoría de las cuales son conexiones móviles ligadas a una SIM card. El ARPU promedio, puntual por estas aplicaciones, es de 120 pesos argentinos. “Pensamos incorporar unos 150 nuevos clientes por año”, comentó Fornonzini.

En el rubro de Mobile Health o m-health están haciendo una prueba piloto con SwisMedical, para realizar telemetría de pacientes crónicos.

La otra reunión, también con unos pocos colegas periodistas, fue con Rafael Steinhauser, vicepresidente ejecutivo de Qualcomm para Amércia Latina, y con Daniel Cascón, director de Desarrollo de Negocios para el Cono Sur.

Steinhauser comentó hasta qué punto el desarrollo de aplicaciones M2M van a modificar los modelos de negocios de algunas idustrias. “El impacto en la distribución de energía, eléctrica o de gas, va a ser enorme, por ejemplo, una vez que los usuarios domiciliarios tengan instalado un sensor automático de consumo, las empresas proveedoras podrán cobrar tarifas diferenciales según bandas horarias. Así, la electricidad de las 11 de la mañana no costará lo mismo que a las 9 de la noche”.