Billetera móvil mata galan

Curioso, aunque no necesariamente sintomático, es el hecho de que en la 5° edición de MobileTrack, en su totalidad enfocada en mobile money, no hubiera entre los oradores representantes de los bancos ni de las tarjetas de crédito. Tampoco hubo speakers mujeres.

En la segunda parte del evento, ya durante la tarde, el primer orador fue Juan Pablo Bruzzo, fundador de DineroMail, quien describió los modelos de negocios de mobile payments sobre la base de los que se centran en el punto de venta (Isis, Google Wallet, Square) y aquellos otros que lo hacen en la compra remota (Boku, Dwolla). Y aclaró que DineroMail busca posicionarse en un espacio intermedio.

Un punto importante para ellos son las librerías SDK para desarrolladores. “Están disponibles para iOS, BB y Android y son muy simples de instalar. Queremos que los emprendedores solo tengan que preocuparse de su proyecto y que el tema de los pagos lo puedan dejan en nuestras manos -dijo Bruzzo-. Y también buscamos que en nuestra plataforma estén todos los medios de pago, sin ninguno que destaque, ni siquiera DineroMail”.

Después Gustavo Valdemoros, Gerente Comercial en RedLink Argentina, habló de la importancia de que cualquier sistema de transacciones financieras móvil incluya un segundo factor de seguridad o token, y sobre el token basado en software que implementaron en RedLink. “Es una aplicación móvil cuya funcionalidad es la generación de claves dinámicas -dijo-, que son requeridas en las distintas transacciones. La aplicación residente en el celular, pero también opera en forma off-line”.

Enseguida Valdemoros dio una primicia: la aplicación móvil de RedLink, que es ofrecida por los bancos suscriptos a su red, va a permitir la recarga de la tarjeta Sube. Explicó que todavía la recarga no será directa, es decir que el usuario debe ir a un dispositivo físico de Sube para acreditar el dinero en la tarjeta, pero que lo interesante del proyecto es su potencial impacto en millones de personas.

Sebastián Massacane, Director de Mobilenik, hizo un esfuerzo por distinguir los distintos negocios hacia el interior de ese genérico llamado mobile money (mobile payments P2P o P2B, mobile transfer/remittances, mobile wallet, mobile banking, etc.) y enumeró los factores que según su criterio hace consistente o interesante a un servicio de m-money: ubicuidad (efectivo, tarjeta, móvil), simplicidad, valor (en dinero y para el usuario), renta del cliente, etc.

En otro esfuerzo por enumerar, habló de las formas en que un sistema de pagos móviles enfrenta el desafío de virtualizar el dinero, es decir, cómo los billetes entran (cash-In) y cómo salen (cash out) del ecosistema. Massacane hizo la siguiente lista:

Ooperadores: agentes y redes de recarga
Bancos: sucursales y redes ATM
Tarjetas de Crédito: redes ATM
Redes de pago y de recarga celular
Otras (nuevas) redes

Las cinco tesis de Massacane para la Argentina: 1) el modelo de Africa no funciona, 2) el tema es cómo virtualizar el dinero, 3) el m-payment deberá ser más barato, 4) más ágil y rápido, y 5) agregar más valor.

Sebastián Ortega, Director de Quanbit, describió a BlueVia como la nueva plataforma global de negocios de Telefonica, cuyo objetivo es llevar aplicaciones, servicios e ideas al mercado. “No es solo una plataforma de soporte tecnológico, sino también de negocio -comentó-. Su fortaleza para los emprendedores es el acceso a los millones de clientes de Telefónica”.

Ortega también hizo una distinción: BlueVia puede funcionar solo como un gateway de pago, es decir, facilitar la transacción, en cuyo caso cobra cierta comisión acorde al mercado, o puede hacer, además, las veces de tienda de bienes virtuales, en cuyo caso el arreglo con los desarrolladores o publishers es otro (30% para BlueVia y 70% para el desarrollador).

Daniel Navarro, VP de Obopay ofreció la que probablemente fue la visión más holística del evento, y muy centrada, además, en un modelo inclusivo donde los pagos móviles aparecen como una oportunidad para ofrecer servicios financieros a la población no bancarizada.

Navarro habló sobre la necesidad de entender la oportunidad que representan los pagos móviles y en describir la propuesta de valor para cada uno de los actores. “¿Qué servicios se van a ofrecer? – se preguntó-. Recargas, giros, pago de servicios públicos, pago de salarios y subsidios, etc. Cada uno de ellos tiene su propia lógica, y sus propis reesgos asociados”.

Por último Juan F. Di Nucci presentó en público la flamante Comisión m-Commerce de CACE (Cámara Argentia de Comercio Electrónico) e invitó a los presentes a sumarse a esta organización que busca asesorar, educar y capacitar a las empresas en el comercio digital. Además, le dio pie a Gustavo Sambucetti, Gerente de e-Commerce y Planieamiento Estrategico de Walmart, para contar la experiencia de una aplicación implementada por el retail, que funciona con lectura de código de barras y permite acceder a la totalidad del surtido de su servicio de venta on-line.

“Nos pareció que el código de barras era mejor que un código QR – comentó Sambucetti-, porque se puede usar en cualquier momento y en cualquier lugar, incluso haciendo la lectura del packaging tradicional. Por ejemplo, puedo ir a un restaurante y escanerar un vino que me gustó”.

  1. [...] Y por otro lado, nadie parece apostar a que el NFC y los no bancarizados sean otra cosa que agua y aceite. Charlando con diferentes jugadores de los pagos móviles, varios de ellos de India y del Sudeste Asiático, creo que está madurando la idea de que el modelo de startup de garage de Silicon Valley no es apto para el desarrollo de medios de pago innovadores ahí donde el efectivo es el rey. [...]

    Reply
  2. [...] último había sido anunciado el año pasado. Gustavo Valdemoros, director comercial de RedLink, lo anticipó durante su presentación en el evento MobileTrack organizado por Movilion. Pero recién ahora la opción está siendo comunicada con cierta [...]

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *